PATATAS AL HORNO DE DOS MANERAS



¿A quién no le gustan las patatas al horno? En nuestra casa tenemos que asegurarnos de no comer demasiadas. A nosotros nos encantan. Esta receta es fácil de preparar y sale realmente deliciosa. Incluso si no te gustan las anchoas, estas patatas te encantarán....

INGREDIENTES
8 patatas medianas, con piel 
aceite de oliva
sal marina
Relleno 1
4 lonchas finas de tocino ahumado (o bacon)
8 hojas de salvia frescas
4 filetes de anchoa de buena calidad en aceite, escurridos
1 diente de ajo, pelado y cortado longitudinalmente.
1 limón
Topping 2
200 g de nata agria (o yogur estilo griego)
100 gr de queso gruyère finamente rallado (o similar)
6 lonchas de jamón serrano, cortado muy fino
1 tomate maduro, sin semillas y picado muy fino.
un puñado de hojas de rúcula

MÉTODO:
Precalentar el horno a 200 ° C. 
Lavar bien las patatas.
Prepara 4 patatas y haz un agujero en el centro con un sacacorazones de manzana, como si estuvieras perforando una manzana. Guarda los trozos para usar más tarde. Deja el resto de las patatas enteras.


Coloca el relleno para cada patata: una loncha de tocino con 2 hojas de salvia, un filete de anchoa y un trozo de ajo. Rallar encima con ralladura de limón. Dobla y retuerce el relleno para darle la forma de salchicha pequeña.


Pincha todas las patatas (las enteras y las que tienen un agujero) varias veces con un tenedor y úntalas con un poco de aceite de oliva y sal marina.

Rellena cada patata con los rollitos de bacon. No te preocupes si hay trozos que sobresalen en cada extremo.

Cortar los tapones de patata por la mitad y volver a meterlos en el extremo de cada patata para mantener el relleno en su lugar. Saldrán un poco pero esto está bien.


Coloca las patatas en una bandeja para hornear y hornea en el horno precalentado durante aproximadamente una hora, dándoles vueltas de vez en cuando, hasta que estén crujientes, doradas y cocidas.




Mientras tanto, prepara el 'topping'. Combina la nata agria o yogur y el gruyère en un tazón y sazona con un poco de pimienta negra recién molida.

Corta las lonchas de jamón por la mitad y fríe ligeramente en una sartén antiadherente hasta que estén crujientes y doradas. Escurrir sobre una toalla de papel.


Cuando las patatas estén cocidas, corta las enteras por la mitad, y cubre con la mezcla de nata agria o yogur y queso, el tomate cortado en cubitos, las hojas de rúcula y decora con el jamón crujiente. Servir una patata de cada tipo por persona.

Para 4 personas


Me encantan servidas con carne al horno, aquí con cebolla gratinada y salchichas con salsa casera de barbacoa. Ambas recetas en este blog.

Comments